La ciudad literaria de Julio Ortega

Su dulce animal simbólico

Posted by jortega@brown.edu on February 14, 2006

cambia de nombre y
huye al lugar del habla.
Una figura nativa, casi materna,
decorada con hojas de vid y
crisantemos, algo pompeyana
a la hora de distinguir
entre las virtudes de la voluta.
Promesas de la civilización del signo
y del deseo, la seducción
de una fuga meditada
en la frontera anónima.
Porque entre lo sentido y lo dicho
no hay otra complicidad
que este deseo propuesto
como una conspiración.
De todos modos, el suave
animal melancólico huye
más allá del bosque,
donde la caza no le da
ya un nombre.