La ciudad literaria de Julio Ortega

Tinta y Papel: sobre Estudios T-A

Posted by jortega@brown.edu on February 20, 2007

Entrevista Revista Tinta y Papel (Canada)
1. El Proyecto Trans-Atlántico de Brown University pretende investigar las interacciones entre España, Estados Unidos y América Latina. ¿Son estas interacciones actos de individuos más que de instituciones si tomamos en cuenta la política del gobierno republicano en Estados Unidos (el muro fronterizo) y la poca interacción del gobierno de Aznar con Latinoamérica, la misma que no ha cambiado demasiado con Zapatero.
Julio Ortega: Son, mas bien, las interacciones culturales, tanto en la historia cultural como en el dialogo contemporaneo. Hay varios momentos de mayor intensidad en esa trama, como son el barroco, la tradicion cervantina, las ideas liberales, los exilios, las vanguardias, la novela de innovacion…Tambien, las comunicaciones, el campo cultural, la vida del libro, y, naturalmente, la migracion hispanica y el espanol fronterizo. La politica institucional probablemente le interesaria mas a los centros de relaciones internacionales.
2. Digo esto porque una de las fuentes mayores de esa interacción en México fue consecuencia del exilio forzado de muchos artistas españoles en América o el acercamiento de artistas latinoamericanos, como Rubén Darío o César Vallejo, a España.
J.O. Efectivamente, la renovacion de la lengua poetica en espanol, iniciada por Dario, es uno de los grandes momentos de interaccion atlantica. Dario lo hace a traves del frances, tal como el poeta Garcilaso lo hiciera desde el italiano. Y Borges desde el ingles. El espanol ha sido siempre una lengua abierta sobre las otras lenguas, y solo cuando se ha cerrado sobre si mismo ha producido el casticismo o los regionalismos, formas aldeanas de no estar en el mundo. Vallejo en su libro postumo sobre la guerra civil demostro la opcion politica de futuro que tiene ese mapa de ruta espanol.
3. Dentro de un marco de diálogo amplio con respecto a estas interacciones, que papel cree usted que puedan representar instituciones como la Real Academia Española.

J.O. La RAE ha empezado a recuperar la legitimidad de la diversidad de nuestra lengua hispanoamericana, y se demuestra mas contemporanea y menos castiza. Por lo demas, su tarea lexicografica esta muy bien representada por los diccionarios de uso y panhispanico. Todavia le falta recorrer plenamente esa ruta, naturalmente. Por ejemplo, no incluye en su edicion del Quijote ninguna dimension del americanismo de Cervantes, que fue el escritor espanol clasico mas interesado en las Indias. Por otro lado, las academias latinoamerianas son todas distintas y unas mas actuales que otras, y a veces incluso un espacio cultural vivo.
4. Que papel cumplen los autoexiliados en estas interacciones, la gente que no necesariamente se siente representada por su entorno regional. Son estos artistas mejor posicionados para hacer un análisis menos parcial de su entorno.
J.O. Digamos que los exilios tienen, primero, una fuerte reafirmacion del vinculo nacional, lo que es natural. Luego, el exiliado latinoamericano empieza a situar su comarca en una escena mas amplia, donde su juicio se beneficia de la comparacion y el analisis. Por fin, sabe que su pais es parte de un concierto de naciones cuyo estado de derecho le hace, a el, mas sensible a las injusticias de casa, y menos tolerante con las pestes nacionales del racismo y el machismo, por ejemplo. Por eso, el exilio nos hace mejores, porque amamos mejor a nuestros origenes, reconociendo sus virtudes y siendo capaces de criticar sus limitaciones. La cultura hispanica se acrecienta bajo la luz comparativa.
5. “Reconfigurar el presente” requiere muchas veces una refundación del concepto de identidad. Piensa que en el caso de los paises latinoamericanos es necesaria una amplia revisión de las estructuras nacionales o nacionalistas que estos han construido.
J.O. El nacionalismo, se dice ahora, es producto de la modernizacion. Por eso, los paises mas modernos, como Chile o Argentina, fueron nacionalistas desde comienzos del siglo XIX. Otros, como Peru, nunca lo fueron porque no llegaron a modernizarse a tiempo. Ahora ya es tarde para ser nacionalistas. Pero podemos ser continentales, hispanicos, trasatlanticos, o sea, definir nuestro lugar en una globalidad cultural critica y democratica. De ese modo, nuestras limitaciones nacionales se hacen mas evidentes, y nuestro trabajo por democratizarnos, por modernizarnos, mas urgente.
6. ¿Existe un corriente literaria que haya marcado o marca esta interrelación entre las diversas manifestaciones artísticas de estas tres vertientes?
J.O. En efecto, Dario y el modernismo fueron plenamente atlanticos, y los modernistas, desde Marti, se preocuparon mucho por el lugar de Estados Unidos, mas imperial aun que ahora, en nuestro futuro. Luego, las vanguardias fueron internacionales, desde Huidobro hasta Girondo, porque creyeron que la vida urbana y tecnologica era la fuente de la civilizacion. Mas tarde, los exilios de una a otra orilla tendieron puentes de todo tipo, y gracias al exilio espanol, por ejemplo, nosotros tuvimos una modernidad cultural privilegiada, sobre todo Mexico. Y actualmente, dado que las migraciones del sur son ya imparables, a pesar de toda la represion estatal, el espanol se convierte en una lengua trashumante, que forja nuevas identidades y crea nuevos espacios. Una cultura trasfronteriza, por eso, nos vincula como ciudadanos de ese porvenir.
7. José Antonio Mazzotti establece que: “Colonial literature proves to be determinant in the notion of a Latin American subject made in trans-Atlantic as well as inter-American migration”. De acuerdo a esta postura ¿Qué importancia tiene la estrategia barroca española del siglo XVII en la idiosincrasia actual de los pueblos latinoamericanos
J.O. El barroco es uno solo, espanol y americano, con varios enfasis de estilo y opciones diversas, pero con un mismo lenguaje material, inmamente, y con un semejante gusto por la sensorialidad del mundo. El barroco no hubiera sido posible sin el oro, la plata, las frutos y frutos de Indias, el chocolare, el tabaco, ese gabinete de bienes sensoriales y fecundos, que forjan el escenario de lo que he llamado “el discurso de la abundancia,” una mitologia americana que hasta hoy nos distingue, y que da producto al modelo de la mezcla (lo mas moderno) de Europa y America en los frutos mejores y en los hombres mas creativos, una linea de hibridez celebratoria, anti-traumatica, que estuvo en el Inca Garcilaso, en Dario, en Vallejo y llega a Lezama Lima y Garcia Marquez.
8. El análisis de diferencia y heterogeneidad que se pretende realizar en el Proyecto Trans- Atlántico requiere una conversación múltiple de gran dificultad por su complejidad y extensión. ¿Cuál ha sido la respuesta en instituciones latinoamericanas, españolas o canadienses?
J.O. En realidad, mas que las redes institucionales nos interesan las comunidades de dialogo, los nucleos periodicos y alternos que se van formando entre grupos universitarios, periodisticos y profesionales de una y otra parte. En primer, hemos tenido la oportunidad de propiciar encuentros con colegas de las universidades vecinas (en Canada exite un Grupo de estudios atlanticos paralelo al nuestro, el de la de la Western Ontario University, con el cual nos hemos reunido varias veces). En segundo lugar, hemos logrado forjar grupos de trabajo con colegas espanoles, sobre todo con los latinoamericanistas de la U Complutense, con los de la U de Granada y otros. Y, en fin, con Mexico el dialogo ha sido enriquecedor, con la UNAM, con la U de Guadalajara, especialmente. Y lo hemos tambien ensayado en Puerto Rico y en Chile. Lo ideal, para nosotros, es que en cualquier universidad un grupo de estudiantres y profesores organice su propio grupo de conversacion y promueva su propia agenda de estudios. No queremos ser una institucion global, sino un principio desencadenate de una lectura comparativa y democratica, o sea, no basada en la autoridad sino en la exploracion. Hay varios libros y numeros especiales de revistas que recogen ese trayecto.
9. Carlos Fuentes, uno de los miembros del proyecto sostiene que “modernity was first a dialogue advanced by Spaniards (se refiere a los exiliados de la guerra civil) who were capable of moving beyond constraints, into an open field of communication”. Sin embargo según Sebastián Faber las constantes declaraciones de conservación de pureza “libre de horrendas cicatrices no son sólo ingenuas sino ofensivas a oídos latinoamericanos”, sostiene que tanto “Romance” como “España Peregrina” fueron eurocéntricas, es decir cerradas. Estas dos opiniones parecen contradictorias. Cúal es la posición conjunta del proyecto respecto a posiciones contradictorias como éstas?
J.O. Las contradicciones son propias del pensamiento hispanico, que felizmente esta marcado por la diversidad y la explracion. Hoy dia creer que hay una sola verdad, una sola definicion, una sola identidad, seria reaccionario. Al contrario, hay muchas interpretaciones y buena parte de ellas tienen la validez de su pertenencia o de su productividad, Po eso digo yo que si hubiese un solo modelo o una sola verdad, no habria lugar para America Latina.
10. Siendo este también un proyecto de investigación en el orden temporal, que tan importante es el estudio de los anacronismos que presentan ciertas manifestaciones sociales en Latinoamérica o hispanas en Norteamérica.
J.O. La violencia contra las mujeres, el racismo entranable, el clasismo, el fratricidio politico son una suerte de pestes ideologicas que diezman la conciencia critica latinoamericana. Lo mas ironico es que no somos conscientes de ese autoritarismo interno, y creemos que los norteamericanos, por ejemplo, son mas racistas que nosotros. Nosotros lo somos de modo internalizado, con menos agresividad, tal vez, con mayor violencia. Democratizar la vida cotidiana es fundamental, y en ello solo nos queda la esperanza de los mas jovenes, que por ser menos provincianos y mas mundiales tienen, quiza, la oportunidad de ser mejores seres humanos.
11. Piensa que en un futuro cercano se pueda hablar no solo de artistas transatlánticos sino de comunidades transatlánticas que dentro de su diversidad sean capaces de abrirse al debate intercultural de forma horizontal.
J.O. Esa seria una utopia del dialogo. Aun si el horizonte utopico se aleja cada vez que nos acercamos a el, la cultura latinoamericana tiene en la utopia uno de sus componentes irrenunciables. Pero, claro, las cosas solo significan lo que hacemos con ellas.